VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners

PAGINA SIETE.- Los medicamentos utilizados en quimioterapia que se envasan en países al nivel del mar, como Argentina o Perú, llegan en frascos que tienen una presión interna superior a la de ciudades como La Paz. Esa diferencia hace que cuando se introduzca una jeringa para prepararlos, partículas salgan expulsadas al medio ambiente. Esto representa un riesgo para el personal de enfermería que los manipula. 


La enfermera boliviana Jeaneth Velarde Guarachi lideró un equipo que desarrolló una solución sencilla y práctica para reducir este riesgo: un filtro de agua que se usa en la preparación de quimioterápicos.

La innovación fue presentada en el IX Congreso de Enfermería Hematológica realizado en noviembre en Mar del Plata, Argentina y obtuvo el primer lugar. “Gracias a Dios nuestro trabajo ha sido seleccionado. Fui allá, era el IX Congreso de Hematología en Enfermería. Gracias a Dios salimos en primer lugar”, contó la especialista.

 La manipulación de medicamentos quimioterápicos debe realizarse  en cabinas de flujo 
laminar.

 

Ella nació en Oruro, pero radica en La Paz desde muy pequeña. Eligió estudiar enfermería porque considera que se trata de una profesión muy noble. “No solamente debe conocer científicamente y teóricamente la patología, la enfermedad, sino también debe ser sensible”, afirmó. “Tiene que conocer la parte psicológica, ser maternal y tener una gran ética para atender a los pacientes”.


Se graduó como Licenciada en Enfermería en la Universidad Católica Boliviana. Posteriormente realizó un postgrado en Terapia Intensiva en la Facultad de Medicina de la UMSA. En esta casa superior de estudios también concluyó diplomados en Hemodiálisis y Educación Superior.  


Además asistió a numerosos cursos y talleres de oncohematología en Argentina, Brasil, Perú y Uruguay. Eligió especializarse en enfermedades de la sangre porque los pacientes que las padecen requieren de cuidados especiales y específicos. Ahora Velarde es jefa de enfermería del Instituto Boliviano de Oncohematología (IBO), donde inició su carrera hace 12 años.

En noviembre, Velarde representó al país en el IX Congreso de Enfermería Hematológica realizado en Mar del Plata, Argentina.


Momentos gratos y tristes

 
 

Lo más grato de su profesión es ver a pacientes sanos, pues algunos tipos de leucemia son curables.

“Nosotros hemos atendido muchos casos. Han ingresado aquí con un año y ocho meses. Ahora ya tienen 12 años y tienen una vida normal”.


“Antes veíamos que las leucemias tenían un tratamiento pero no daban un buen resultado. La tasa de mortalidad era elevada. Hoy en día, como la medicina avanza a pasos gigantescos, se ve que con un tratamiento adecuado, óptimo, con personal adecuado, eficaz y eficiente se logra curar al paciente. Mi mayor satisfacción es ver al paciente curado y estabilizado”.


También ha pasado por malos momentos, como cuando un paciente fallece. “El tratamiento de esta enfermedad (leucemia) tiene un alto costo económico. Lo cubre el paciente, lo cubren, a veces, los seguros. Generalmente los pacientes que tienen esta enfermedad no tienen seguro”. Hay varios tipos de leucemias y cada uno requiere un protocolo diferente. 


Otras enfermedades de la sangre que atienden en el IBO son los linfomas y los mielomas. Antes no se contaba con laboratorios para diagnosticar estas enfermedades. Ahora, en la Facultad de Medicina de la UMSA tienen esa capacidad. “Aparte nos dan un diagnóstico gratuito en niños. En base al diagnóstico, nosotros hacemos el tratamiento”.

Proyectores Oferta Especial