VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners

Salud

En La Paz, una docena de facultativos pasarán Nochebuena en cinco piquetes de huelga. Esta tarde los médicos participarán de una misa y marcharán pacíficamente.

Ante la invitación  de diálogo condicionado enviada por el Gobierno,  los médicos  determinaron no dar tregua en sus movilizaciones en vísperas de   Navidad. En La Paz, una  docena de galenos  pasarán Nochebuena en cinco piquetes de huelga de hambre. “Será la Navidad más triste”, coinciden.

 “Reiteramos una vez más que las bases han determinado no levantar sus medidas mientras no se derogue el artículo 205 del Código del Sistema Penal Boliviano y se abrogue el Decreto Supremo N° 3385”, señala la carta del presidente del Colegio Médico de Bolivia, Aníbal Cruz.   

En La Paz, el vicepresidente del Colegio Médico Departamental, Ricardo Landívar, indicó que la    determinación de mantener las medidas de presión fue tomada por una asamblea general que se realizó ayer en el Instituto de Gastroenterología Boliviano Japonés.  

“Después de una ardua discusión con las bases, se determinó que mantendremos los piquetes de huelga de hambre, el paro indefinido y las marchas que serán pacíficas. Sin embargo, estamos dispuestos a entablar un diálogo con el Gobierno y tener una negociación franca y sincera para llegar a un acuerdo”, indicó Landívar.

Desde hace 31 días  los profesionales del área de salud mantienen un paro general indefinido. La protesta se intensifica  con piquetes de huelga de hambre y movilizaciones en las calles en  contra el artículo 205 del nuevo Código Penal, que criminaliza el acto penal,   y el Decreto Supremo 3385, que crea la autoridad de la Autoridad de Fiscalización y Control Social del Sistema Nacional de Salud (Asinsa).

En La Paz hay cinco piquetes de huelga de hambre. El primero  se instaló en la Facultad de Medicina hace 10 días con  seis profesionales del área y  a la fecha registra tres bajas. Hace tres días se sumó el secretario ejecutivo de la Federación Universitaria Local (FUL) de la UMSA, Jaime Grajeda. 

En la sala amplía llena de carteles con mensajes de apoyo a la huelga se han instalado colchones. En uno de ellos reposa  la ginecóloga  obstetra Lilian Toledo  y luce pálida y débil tras  nueve días de huelga de hambre.

 Dice que lamenta no pasar Nochebuena y Navidad con sus padres, hijos y  nietos; pero destaca que su familia la apoya en esta decisión . “Saben que es por  el bien de los  médicos”, comenta.

 Su compañera en la huelga, la doctora de base Cleofé Valdez, asegura que desde el momento que decidió estudiar medicina  dejó de lado a sus padres e hijo sacrificando muchas fiestas para atender a los pacientes. “Pero que de todas está es la Navidad más triste”, lamenta  y añade que  existe la posibilidad de que las familias de los movilizados vayan a la Facultad de Medicina para pasar juntos la Nochebuena. 

El vicedecano de la Facultad de Odontología, Orlando Mendoza, tiene más de   20 años de práctica de  la medicina. Está en huelga y se le humedecen los ojos cuando recuerda que  está Navidad no estará en casa. Cuenta que en una reunión  familiar,  su esposa e hijos, de 28 y 26 años, quienes no son doctores, decidieron apoyarlo en su medida.  “Como autoridades tenemos la responsabilidad de estar al frente porque esto va a repercutir negativamente” , dice. 

El representante del Hospital del Niño, Rolando Azurduy,  trabaja 16 años en el nosocomio en el que ahora mantiene  la huelga. Recuerda que escogió esta profesión por  vocación de servicio. “Esta es una lucha por todos: médicos y pacientes. Hay que dialogar y hallar soluciones”, dice.

Proyectores Oferta Especial