VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners

Tecnologia

Hay seguimiento y control de cuentas, incluso hay seguimiento a las tendencias de personajes clave para el Gobierno nacional

El día después del 21 de febrero de 2016 Evo Morales se plantó un reto: entender el poder de las redes sociales y, sobre todo, enfrentarlas y utilizarlas. El líder del Movimiento Al Socialismo (MAS) había perdido por primera vez en las urnas. Y le dolió. Culpó a las redes por la derrota, ya que en esa época fueron virales todos los detalles de la trata del caso Zapata, lo que al final perjudicó al oficialismo. Hoy, se consolidó un proyecto que trabaja a nivel de las redes sociales, que como prioridad impulsa la gestión gubernamental, pero también se hace un riguroso monitoreo de las cuentas de personalidades -afines al oficialismo o a la oposición- y de ciudadanos destacados. Para eso se ejecutan dos aplicaciones.      

En abril de 2016, el Gobierno creó la Dirección de Redes Sociales, que depende del Ministerio de Comunicación. Su misión era clara y la recuerda Marianela Paco, extitular de esa cartera: difundir información sobre la gestión gubernamental, desarrollar estrategias de difusión y consulta e interacción entre el Gobierno y las cibercomunidades. Lo hizo hasta el momento, pero hay denuncias de que esta unidad vigila perfiles y crea cuentas falsas para impulsar políticamente a Evo. 

La cabeza de la dirección de Redes Sociales es  Ludwig Calderón, quien explica que la misión de su unidad es aplicar un sistema de información a través de las nuevas tecnologías. Explica que al monitorear redes sociales no se “hackea” (profanar) las cuentas de personalidades. El funcionario no quiso ingresar a más detalles, a pesar de pedir un cuestionario que no fue contestado. 

Pero en la oposición esta explicación es poco creíble. El diputado Wilson Santamaría, jefe de bancada de Unidad Demócrata (UD) en la Cámara Baja, considera que la unidad de redes sociales se creó con la intención de “espiar” las cuentas que cuestionan las políticas del Gobierno. Dice que se identifica perfiles de opositores, ciudadanos comunes o personalidades que están en contra del “proceso de cambio”.

“Yo creo que al inicio intentaron crear una especie de temor para que la gente no utilice cuentas de redes sociales, pero ahora  hacen, a través de esa unidad de redes sociales, un seguimiento a aquellas personas que incomodan”, detalla Santamaría.      

La visión del MAS
En el Movimiento Al Socialismo (MAS) esa postura no es válida es más, muchos desconocen las funciones que tiene la Dirección de Redes Sociales. La senadora Nélida Sifuentes cree necesario aplicar control a perfiles que insultan o denigran a otras personas. Pone como ejemplo un caso de discriminación o racismo. 

“No siempre puede ser el ataque al presidente Evo Morales, aunque sabemos que lo hacen. La situación es que hay perfiles sin identidad que atacan, hasta incluso cometen delitos, y creo que para eso debería servir una unidad como esa (Redes Sociales), al margen de la función de informar”, remarca Sifuentes. 

El Gobierno aprobó el Decreto Supremo 2731, que establece la creación de la Dirección General de Redes Sociales con el objetivo de “difundir, consultar e interactuar” con las “cibercomunidades”. La norma fue aprobada el 14 de abril de la pasada gestión por el Consejo de Ministros y modificó la estructura del Ministerio de Comunicación. La unidad está bajo el mando del Viceministerio de Gestión Comunicacional. 

El caso Zapata y el 21-F marcaron una nueva realidad política en el país. Posteriormente, el oficialismo nacional no logró controlar este espacio durante la etapa previa a la elección judicial y tampoco cuando salió la sentencia constitucional que aprueba la repostulación indefinida de Evo Morales.

Por eso, el presidente admite que la próxima batalla política se librará en las redes sociales.
Incluso, tras reconocer la derrota del 21-F, Morales  admitió que la oposición utilizó bien este mecanismo y que en el MAS no se supo reaccionar acorde con la tecnología. 

“En las redes sociales muchas personas no se identifican y están haciendo mucho daño a la democracia y a Bolivia, no quiero creer que las redes sociales son como un recolector de basura, así puedo entender. Todos tienen derecho a libertad de expresión, pero si hay acusaciones tienen que ser con pruebas”, reclamó Morales.  

Luego, el mandatario pidió un debate sobre esta temática, ya que con “mala información” las redes sociales pueden “tumbar gobiernos, perjudican al país y crean confrontación”. 

Según un estudio de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic), publicado en mayo de esta gestión, el 67,5% de la población boliviana, de 14 años o más, es internauta. Y de esa cifra, el 94% utiliza la red social Facebook y el 91% WhatsApp. Le sigue YouTube con un público del 40% de internautas y luego Twitter, con un 17%.

“Es claro que el crecimiento de Facebook es para el uso de información inmediata y como contacto, y el WhatsApp como mensajería instantánea. Es decir, en Facebook tienes tu perfil social y que es más difundido, pero el WhatsApp es de tus números de teléfonos ‘cercanos’”, explica Esteban Lima, experto en la temática de redes sociales.

Esta encuesta se realizó a finales de 2016 en diez ciudades capitales, 20 ciudades intermedias, 21 centros poblados y 34 localidades rurales, según Agetic. 

La Dirección de Redes Sociales ahora forma parte del Viceministerio de Gestión Comunicacional. Su misión consiste en generar información del Gobierno en distintas plataformas virtuales, como Facebook y Twitter. Además de monitorear las tendencias en los medios, a los periodistas y lo que publican los ciudadanos.

Una fuente del Ministerio de Comunicación detalla que esta dirección ejecuta dos aplicaciones para monitorear las cuentas interesadas. Se utiliza SocialMention y Hootsuite, entre otras. 

“Cualquiera puede hacer el monitoreo, se lo hace con cualquier herramienta. Eso no significa que se esté ‘hackeando’ una cuenta. Hay herramientas que monitorean todas las redes sociales y no son herramientas que ‘hackean’. Las redes sociales son transparentes y estas aplicaciones ayudan a ver cómo están funcionando las redes sociales”, relata la fuente. 

En la Dirección de Redes Sociales no solo se hace el monitoreo, sino se hace un estudio de las redes, sus funciones y su comportamiento. El trabajo de seguimiento se realiza a través de las aplicaciones, en las que se registran los perfiles de las personas que quieres seguir y conocer su actualidad. Por ejemplo, en la función SocialMention se guarda el perfil de Samuel Doria Medina de todas sus cuentas y la aplicación guarda y publica los comentarios que hace el opositor, las fotos que cuelga en la red y mide su participación en las redes, como Facebook, Twitter o Instagram. 

SocialMention monitorea más de 100 sitios de redes sociales. Es probablemente una de las mejores herramientas gratuitas de monitorización disponibles en el mercado, ya que analiza la información de una manera más profunda y también mide la influencia en cuatro categorías: fortaleza, sentimiento, pasión y alcance.  

Pero lo más importante de esta herramienta es que ofrece un análisis detallado de la cuenta simplemente colocando un #hashtag. Esta evaluación puede ser diaria, semanal o mensual, dependiendo del interesado. 

En cambio, la aplicación Hootsuite es una de las mejores herramientas gratuitas disponibles para la gestión y monitoreo de las redes sociales, ya que cubre múltiples plataformas como Twitter, Facebook, LinkedIn, WordPress, Foursquare y Google+. 

Hashtag y bots
Los especialistas ven que las redes sociales se disparan cuando hay procesos electorales. Estas funciones se convierten en un campo de batalla político con el uso de hashtags y perfiles falsos (bots). Ya en México se aplicó la vigilancia a periodistas y políticos a través de herramientas de monitoreo de perfiles, según el informe Libertad en la red 2017,  presentado por la organización internacional Freedom House. 
Este estudio señala que la reforma de telecomunicaciones en México provocó un aumento en la cifra de personas con conexión de internet, aunque también endureció la vigilancia de la red, y el uso de software espía para vigilar a defensores de derechos humanos, periodistas y políticos. 

En Bolivia, la oposición identificó perfiles falsos que aumentan la percepción y respaldo hacia una política gubernamental, pero también a la imagen del presidente Morales. El senador Arturo Murillo lamenta que la dirección de Redes Sociales cree bots para “manipular” información y el supuesto apoyo al mandatario. 

“Un ejemplo, un medio de comunicación lanza una encuesta virtual sobre la aprobación a Evo Morales y de inmediato aparecen los ‘bots’ y le dan su apoyo. En eso se limita prácticamente el trabajo de esa Dirección de Redes Sociales”, reprocha Murillo. 

En respuesta, el diputado oficialista Víctor Borda desconoce que se utilicen perfiles falsos para generar expectativas diferentes a la realidad. “En todo caso, las elecciones son el mejor termómetro para ver el respaldo a Evo Morales. No caigamos en cosas minúsculas”, cuestiona. 

Este medio intentó conocer la versión de la ministra de Comunicación, pero no atendió el requerimiento periodístico. 

Las redes sociales adquirieron un rol político protagónico, ya que a través de ellas se autoconvocaron jóvenes para marchar contra la sentencia constitucional del TCP a fines de noviembre y principios de diciembre. La alarma de los políticos activa el seguimiento a las cuentas en las redes sociales, a escala nacional.

El seguimiento municipal

En Santa Cruz de la Sierra un grupo de ciudadanos exige explicación a la comuna sobre el seguimiento que hace esta a lo que expresan en las redes sociales. La proyectista del Cetav explica lo que hace el programa

Un grupo de ciudadanos se sintieron afectados por el monitoreo que se hace desde el gobierno municipal a personas que vierten opiniones sobre la comuna. Denunciaron que se filtró una lista que identifica a los que siempre cuestionan a la municipalidad, por eso surge su preocupación de conocer qué hacen con esta información.

Al respecto, Betty Tejada, asesora externa del Concejo Municipal, manifestó ser la proyectista del Programa de Comunicación Estratégica en TICs para la Atención al Vecino (Cetav), que funciona para interactuar con el vecino y cree que hablar de “inteligencia” o de “seguimiento” son palabras mayores”, porque  mediante este sistema se da respuesta a la población.

Explicó que se crearon cuentas de Facebook para cada una de las secretarías, y una página web para el portal del Concejo Municipal, por lo que todas estas junto con la del ejecutivo tienen cerca de un millón de ciudadanos que interactúan por este sistema digital.

Mientras que Jorge Landívar, secretario de Comunicación de la Alcaldía, indicó que desconoce el funcionamiento y actividades del Cetav.
Tejada explica que esta estructura no le significa recursos adicionales a la comuna y que también sirve para recibir la opinión ciudadana sobre las políticas que implementa el municipio. “No son (solo) ocho los ciudadanos que han escrito (la petición de informe) los que tienen respuestas y tienen un monitoreo; estoy mostrando acá (que) en menos de un mes, más de no sé cuántos, más de 500 (ciudadanos)”, resaltó y leyó algunos otros nombres  al azar que figuraban en sus registros y que también plasman  en la  memoria anual de gestión de redes.

Proyectores Oferta Especial